import_contacts
guinama
noticias

Aceite de Germen de Trigo para la piel

 

Conoce la multitud de beneficios que tiene el aceite de germen de trigo para la piel.

 

Ahora que ya conocemos todas las propiedades del aceite de germen de trigo y los beneficios que aporta a nuestra salud te contaremos por qué está triunfando como compuesto en el uso de cremas corporales y el cuidado del skin care.

Gracias a sus propiedades nutricionales, el aceite de germen de trigo se ha convertido en un ingrediente más en cremas y mascarillas tanto hidratantes como antiarrugas y es un básico dentro de la rutina diaria de cada vez más personas que se preocupan por el cuidado de su piel.

Los beneficios del aceite de germen de trigo para la piel

Algunos de los principales beneficios del aceite de germen de trigo para la piel son los siguientes:

1. Antioxidante natural.

El aceite de germen de trigo es muy rico en vitaminas A, B, Y D. Además, y como ya hemos contado, se le considera uno de los aceites con más contenido de vitamina E.  Gracias a la combinación de todas estas vitaminas el aceite de germen de trigo se convierte en uno de los antioxidantes más potentes que existen en la naturaleza. Ayuda entre otras cosas a combatir los radicales libres, que son los compuestos que se forman cuando el cuerpo convierte los alimentos que consumimos en energía y que también encontramos en la contaminación del aire o en la radiación solar ultravioleta. Ayuda por otro lado, a combatir el envejecimiento prematuro de la piel, así como a la absorción de minerales y nutrientes a nivel celular más fácilmente ya sea usado directamente sobre la piel o en combinación con cremas. Además, regenera y calma la dermis y ayuda a conseguir una piel más saludable y luminosa, previniendo afecciones como psoriasis, úlceras, eczemas y la piel descamada.

2. Promueve la cicatrización de la piel.

El aceite de germen de trigo tiene una acción reafirmante. No solo previene la flacidez de la piel mejorando su aspecto estético, sino que ayuda a prevenir las estrías, las combate y las reduce, siendo muy recomendado en el embarazo o en dietas de adelgazamiento. Además, este aceite es realmente eficaz también para tratar y disminuir las cicatrices y marcas como son las generadas por el acné juvenil. Es útil también con marcas causadas por quemaduras o dermatitis severa ya que acelera la cicatrización de la piel a la vez que aporta nutrición extra a las zonas afectadas.

Esto se consigue gracias a las vitaminas A, D y los ácidos grasos que contiene el aceite porque son vitaminas que nutren la piel dañada y la suavizan. Por otro lado, la vitamina B ayuda regenerando y reconstruyendo el tejido dañado de la piel. Así, los altos niveles de vitamina E son los responsables de la producción de colágeno que se va perdiendo con el paso de los años y que es la que aporta a la piel la fuerza y la estructura que necesita.

3. Aliado antienvejecimiento

Al ser un antioxidante natural el aceite de germen de trigo también ayuda a reducir los primeros signos de la edad, reduciendo arrugas prematuras y líneas de expresión, aportando firmeza y un aspecto más joven al rostro. También previene las estrías y es especialmente útil para tratamientos anti edad y pieles muy secas. Su gran poder antienvejecimiento protege eficazmente las células y los tejidos cutáneos.

4. Ideal para pieles secas.

Si eres de esas personas que tiene la piel seca o muy seca o que simplemente busca más hidratación el aceite de germen de trigo es tu gran aliado para conseguir una piel más nutrida. En este caso son de nuevo los ácidos grasos presentes en el aceite los que se encargan de regenerar la piel nutriéndola en profundidad. Lejos de lo que te puedas imaginar es un aceite no graso y de fácil absorción por lo que es recomendado para todo tipo de pieles, incluso las pieles grasas de forma controlada. Además, es perfecto para las zonas que sufren más desgaste como rodillas, talones o codos.

5. Ideal para la rutina facial de skin care.

El aceite de germen de trigo ayuda a mantener hidratada la piel de todo el cuerpo, pero es ideal para la rutina diaria del rostro, porque puede convertirse en tu gran salvación sobre todo si te expones a demasiada contaminación o sueles maquillarte diariamente. Este aceite no solo te ayudará aportándote una hidratación extra, sino que al tener un alto contenido en Vitamina E previene la peroxidación lipídica del sebo por lo que lo reduce, previniendo la aparición de espinillas y puntos negros.  Sin embargo, hay que tener en cuenta que, si tu cutis tiene tendencia a ser grasa, debes tener cuidado, pues el aceite de germen de trigo es comedogénico lo que quiere decir que puede taponar y obstruir los poros.

Cómo incorporarlo a tu rutina de cuidado de la piel

No existe una única forma de utilizar el aceite de germen de trigo en la rutina de la piel, pero desde Guinama recomendamos que ya sea utilizando el aceite directamente sobre las zonas dañadas o en combinación con tus cremas o serums de preferencia, se utilice un aceite de germen de trigo natural adecuado y certificado. No te quedes sin probar el aceite de germen de trigo para mejorar el aspecto y la salud de tu piel.

arrow_back Entrada anterior Entrada siguiente arrow_forward

Deja un comentario
  • *
    *
  • *
back to top
Utilizamos cookies para la medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
x