import_contacts

guinama

noticias

Fórmula del mes: Aceite capilar con protección

Cuidar nuestra piel es de esencial importancia, sin embargo la eterna olvidada durante el verano es la salud capilar.

Junio es el mes de comienzo del verano por excelencia. Los primeros días de playa, los primeros chapuzones en la piscina o las primeras veces que nos relajamos al sol. Por ello, junio también es el mes perfecto para empezar nuestras rutinas de protección tanto de la piel, como del cabello.

Y es que, el cabello sufre un gran deterioro en verano, en muchas ocasiones, suponiendo daños irreparables, si no lo cuidamos bien. Hay que tener presente, que los rayos ultavioletas también afectan a nuestro pelo y cuero cabelludo resecándolo, y haciendo en consecuencia que quede más quebradizo y encrespado.

Aunque, bien es cierto que la exposición solar no es el único agente que puede deteriorarlo. La sal de mar o los productos químicos de las piscinas también colaboran, en gran medida, a dañar nuestro cabello.

Para evitarlo, siempre es recomendable el uso de sombreros o gorras cuando nos exponemos al sol, así como aclararnos el cabello con agua dulce antes de dejarlo secar y evitar el uso de planchas y secadores para que no se reseque todavía más. Pero, para una protección realmente efectiva, es esencial aplicar un protector, de la misma forma que hacemos con la piel.

Por todo ello, desde Laboratorios GUINAMA lanzamos, como fórmula del mes de junio, un aceite de protección capilar que podéis elaborar fácilmente en la farmacia. Además, como podréis ver en el Modus Operandi, es una fórmula económica y que, actualmente, está muy demandada tanto en hombres como mujeres.

Os dejamos más información sobre sus componentes:

Aceite de Almendras dulces: Aporta brillo y suavidad  a los cabellos castigados, quemados o escamados y quebradizos. Se recomienda especialmente en casos de sequedad, deshidratación o puntas abiertas.

Aceite de Rosa Mosqueta: Es altamente nutritivo, antioxidante, reafirmante y reparador, por lo que no es de extrañar que se haya convertido en un gran producto para cuidar la piel. Debido a su composición rica en vitaminas y ácidos oleicos también es una excelente alternativa para devolverle la hidratación y el brillo perdido al cabello.

Aceite de ricino: Rico en ácidos grasos esenciales, que pueden mejorar la calidad del pelo y reducir su fragilidad. Además de restaurar algunas propiedades naturales del cabello, el aceite de ricino también es hidratante y humectante, lo que restaura la dureza del pelo y lo hace menos sensible ante los agentes químicos y físicos.

Aceite de zanahoria: Rico en vitamina E, C y antioxidantes A, beta-caroteno, potasio y otros. Las vitaminas A y E, así como el beta-caroteno tienen grandes propiedades acondicionadoras. Hidratan la piel y el cuero cabelludo, proporcionando así un mejor flujo de sangre y además dando una piel más sana. Debido a estos nutrientes esenciales que se requieren en el crecimiento del cabello, el aceite de semilla de zanahoria es un componente muy importante en muchos productos de cuidado del cabello.

Filtros UV: Los rayos UV, el viento, el agua salada y el cloro dañan el cabello. La exposición a todos estos factores altera la suavidad de la cutícula capilar y hace que el cabello se vuelva poroso, seco y más quebradizo en las puntas. El sol también afecta al color del cabello decolorando los pigmentos de color. La incorporación de filtros UV son muy recomendables para protegerlo en la época veraniega.

¿Quieres saber más sobre la fórmula magistral de este mes? ¡Descúbrela aquí y recordad que, para cualquier consulta, estamos a vuestra disposición, ahora también en nuestro chat online!

Deja un comentario
  • *
    *
  • *
back to top
Utilizamos cookies para la medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
x