import_contacts

guinama

noticias

Qué son y cómo elaborar colirios de suero autólogo

Limpiamos y lubricamos nuestros ojos a través de las lágrimas producidas por las glándulas lacrimales. El déficit de lágrimas puede producir el síndrome del ojo seco, el cual debemos de tratar con colirio de suero autólogo.

Nuestras lágrimas no están formadas únicamente por agua y electrolitos, sino que contienen gran cantidad de sustancias. Estas sustancias esenciales para la superficie ocular, son las  implicadas en la proliferación y maduración de las células epiteliales de la superficie conjuntival. Estas sustancias, permiten dividir a la lágrima en 3 capas básicas: acuosa, mucinosa y lipídica. Con ello, se consigue incrementar la tensión superficial de la lágrima, y que no deje zonas del ojo sin humectar. Cuando existe una deficiencia crónica de la cantidad de lágrima, se diagnostica como síndrome de ojo seco. Esta falta de sustancias, compromete la integridad de la superficie ocular, dando lugar, a la formación de defectos epiteliales persistentes, úlceras cornéales, ueratoconjuntivitis y otras complicaciones derivadas del ojo seco.

Cuando existe una deficiencia de la capa mucinosa de la lágrima, no es posible suplir su efecto mediante lágrimas artificiales, como puedan ser, ácido hialurónico o povidona. No es posible,  ya que esta capa permite la conexión de la película lacrimal con la superficie ocular, conteniendo células y proteínas implicadas en la defensa de la superficie ocular.

Es por ello, que comenzaron los trabajos con el colirio de suero autólogo para el tratamiento del ojo seco. El uso de este suero viene marcado por la necesidad de encontrar un sustituto lagrimal más completo que los habituales. En su elaboración, se prefiere el uso de la propia sangre del paciente para evitar el riesgo de alergias y de enfermedades infecciosas, además, se evitan efectos respuesta inmune.

Descubre cómo se elaborar el colirio  a través del Modus Operandi.

 

El colirio de suero autólogo contiene algunos componentes implicados en la proliferación, migración y diferenciación de las células epiteliales de la superficie ocular. Los estudios in vitro han demostrado un efecto dosis-dependiente del suero autólogo sobre la expresión de mucinas. Los componentes de mayor importancia son el Factor de Crecimiento epitelial (EGF), el factor β transformante del crecimiento de los fibroblastos (TGF-β), la vitamina A, la fibronectina, la albumina, la α 2 macroglobulina, el factor de crecimiento derivado de plaquetas (PDGF-AB), neuropeptidos como la sustancia P y el factor de crecimiento tipo insulina 1.

Estos componentes, junto con unas características de ph y osmolaridad muy similares a la lágrima, hacen que el tratamiento con el colirio de suero autólogo no sea un mero humectante, sino que aporte los factores nutricionales y de crecimiento necesarios para mantener la viabilidad celular en los procesos de reparación epitelial y de defensa frente a las infecciones.

En estudios comparativos realizados con cultivos de células epiteliales, se ha visto que el suero preserva la integridad de las membranas celulares y aumenta los niveles de ATP intracelular más que las lágrimas artificiales.

Los efectos de la terapia con el colirio de suero autólogo, solo se producen mientras se mantiene la aplicación, desaparecen una vez que se suspende su aplicación. Estos efectos beneficiosos comienzan a notarse a partir de la segunda semana de tratamiento, aunque la mejoría subjetiva de los pacientes empieza de inmediato.

Deja un comentario
  • *
    *
  • *
back to top
Utilizamos cookies para la medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
x